Wednesday, August 10, 2022
InicioIssuesIrán: el gobierno de Raisi está atrapado en sus propias mentiras

Irán: el gobierno de Raisi está atrapado en sus propias mentiras

El pueblo de Irán, especialmente los más pobres, están pagando el precio de la mala gestión de la economía por parte del régimen.

Desde que se convirtió en presidente del régimen iraní, Ebrahim Raisi solo se ha jactado de la revitalización económica y ha hecho promesas vacías. Sus ministros también siguen sus pasos. Pero los iraníes saben que cuando el zorro predica, deben cuidar a sus gansos, y estas promesas vacías significan más presión económica.

Después de su ridícula orden de erradicar la pobreza en dos semanas y ordenar que los precios dejaran de subir, Raisi volvió a la carga con nuevas mentiras y afirmaciones absurdas. En una reunión con su gabinete la semana pasada, Raisi afirmó que la inflación “ha desaparecido”. También expresó su descontento con los precios por las nubes y ordenó el “monitoreo y encontrar la raíz” de los precios altísimos.

Abbas Tabesh, viceministro de Trabajo, ordenó el 13 de abril: “cualquier aumento de precios debe revisarse para esta noche. Los precios deberían ser los mismos que el año pasado”. Los medios y funcionarios estatales también se burlaron de estas mentiras y gestos. “La gente ve y siente íntimamente el aumento de la inflación y la tasa de desempleo. ¡No ganas nada más que la risa de la gente cuando anuncias estas estadísticas poco realistas!” comentó Alireza Pakfetrat, MP, sobre las cifras proporcionadas por los miembros del gabinete de Raisi el 16 de abril, según lo citado por el sitio web estatal Eghtesad.

“Han pasado ocho meses desde que se formó el gobierno [de Raisi], después de dar toneladas de promesas económicas. Sin embargo, es bastante decepcionante que [Raisi] solo exprese su descontento con los altos costos de las necesidades básicas y ordene investigaciones”, escribió el diario estatal Mardom Salarie el 14 de abril. “Raisi quiere resolver los problemas con ‘órdenes’. Estas órdenes infundadas solo demuestran que los problemas no se estudian profundamente y [el régimen] carece de soluciones. Raisi ha emitido muchas órdenes en los últimos ocho meses, pero ¿ha pensado en quién implementará estas órdenes y cuáles serían sus resultados? agrega el diario.

En su artículo del 15 de abril, el diario estatal Javan, un medio vinculado a la Guardia Revolucionaria también se burló de las palabras de Raisi, enfatizando que “los precios por las nubes no necesitan investigaciones. Están arraigados en la mala gestión de sus colegas”. La calamidad financiera de Irán no es una verdad que yace en el fondo del pozo. Los medios de comunicación y los funcionarios estatales reconocen algunas estadísticas diseñadas pero impactantes sobre la crisis económica del país y la difícil situación de la gente.

“La tasa de pobreza en 2019 alcanzó alrededor del 32%, que fue la tasa más alta en 10 años. La alta inflación, especialmente desde 2018, la recesión económica y la disminución constante del ingreso nacional per cápita han provocado que los hogares iraníes experimenten repetidamente una disminución del bienestar en la última década y, finalmente, en 2019, alrededor de 26,5 millones de personas están por debajo de la línea de pobreza”, reconoció el 13 de abril el diario estatal Farhikhtegan, un medio cercano al gobierno de Raisi.

Posteriormente, el periódico cita las estadísticas del Ministerio de Cooperativas, Trabajo y Bienestar Social del régimen, reconociendo que “la proporción de la población por debajo de la línea de pobreza con respecto a la población total había aumentado del 22% en 2011 al 20% en 2015. Pero esta tasa alcanzó 32% en 2019. Naturalmente, ese número ha aumentado en 2020 y 2021”.

Pero es ingenuo pensar que Raisi y sus ministros ignoran las consecuencias de sus gestos vacíos. El líder supremo del régimen, Ali Jamenei, nombró a Raisi como presidente y eligió a dedo a su gabinete entre los matones de la Guardia Revolucionaria, solo para cerrar filas en su frágil régimen y aumentar la opresión para contener a la volátil sociedad en medio del aislamiento internacional. El número creciente de ejecuciones y sus actos hostiles hacia la comunidad internacional, como su carrera hacia una bomba nuclear, son testimonios del hecho de que el régimen no está dispuesto a abordar los problemas económicos del país.

Además, al hacer promesas vacías, Raisi y sus lugartenientes encubren sus políticas desastrosas, como la impresión de billetes, la malversación y la ineptitud. Al respecto, el diario estatal Mardom Salari, el 14 de abril, escribió: “La política de Raisi es, de hecho, una economía estatal centralizada en nombre de la lucha contra la pobreza. Al violar la independencia del banco central y tomar prestado de él, el gobierno hunde sus manos más profundamente en los bolsillos de las personas y contribuye a la agitación económica y al aumento de la pobreza”. Dado que el banco central del régimen no tiene suficientes reservas y los bajos ingresos del país se derrochan en el terrorismo, el régimen continúa imprimiendo billetes. Por lo tanto, la liquidez crece y la inflación aumenta debido a la baja tasa de producción de Irán.

El presupuesto de Raisi para 2021-2022 también adolece de un enorme déficit, por lo que tendría que aumentar la impresión de billetes ya que el Banco Central de Irán no puede prestar dinero. Raisi también ha basado los ingresos de su presupuesto en los impuestos, e incluso si el régimen exprime a la gente hasta sus últimos centavos, no puede compensar el déficit presupuestario.

“Los ingresos fiscales en el proyecto de ley de presupuesto se establecen en tres veces los ingresos presupuestarios aprobados del año pasado. La Comisión de Consolidación Parlamentaria agregó un 20 por ciento, lo que hace que los ingresos fiscales sean una ilusión total y aumenta el déficit presupuestario”, continuó el diario Mardom Salarie al respecto. Para leer más sobre presupuesto, vea nuestro informe exclusivo. En pocas palabras, el gobierno de Raisi no resolvería la crisis económica de Irán. Se suma a ellos. A cambio, la calamidad financiera del país solo aumenta el desdén de la gente hacia el régimen, y las mentiras y promesas de Raisi son como echar gasolina al fuego del descontento en Irán.

“Nuestra sociedad va de una crisis a otra. Este ciclo llega a un punto en el que toneladas de crisis obligan a la sociedad a rebelarse, derribando los cimientos [del régimen]”, advirtió el diario estatal Hamdeli el 16 de abril. En otras palabras, no solo Raisi sino todo el régimen está atrapado en mentiras y corrupción.