Sunday, June 26, 2022
InicioIssuesEconomyIrán: La pobreza sale a las calles

Irán: La pobreza sale a las calles

Cuando Ebrahim Raisi asumió como presidente del régimen prometió ofrecer soluciones a las numerosas crisis que aquejan al país y prometió iniciar una “transformación”. Cinco meses después de su mandato, no ha habido ningún indicio de que haya tomado medidas para “controlar las crisis” o iniciar un “cambio” significativo. Por el contrario, los funcionarios del régimen emiten constantemente advertencias sobre la situación crítica y los graves peligros que enfrenta el régimen.

Apareciendo en la televisión estatal el 16 de enero, el ministro del Interior Ahmad Vahidi y su viceministro Taghi Rostamvandi ofrecieron algunos comentarios serios que pusieron de manifiesto el estado frágil del régimen. Taghi Rostamvandi habló sobre el creciente “deseo de un cambio fundamental en el país” que ha ido más allá de las calles y ha llegado a los niveles más altos del poder. Según el viceministro del Interior, existe una “tendencia a la gobernabilidad laica dentro de la estructura del sistema”. Luego advirtió que cuando la gente sepa que el estado religioso es incapaz e indefenso para resolver los desafíos que enfrenta el país, buscarán un gobierno no religioso, sugiriendo que esto debería hacer sonar la alarma para el régimen.

Estos comentarios, hechos mientras Ahmad Vahidi escuchaba, dicen mucho sobre el caos que existe detrás de los telones en los escalones superiores del régimen. La agitación causada por la gravedad de las crisis y la amenaza de feroces levantamientos y rebeliones fue descrita por Vahidi en el mismo programa de televisión como “muy peligrosa”, advirtiendo que “en una sociedad así, cualquier cosa puede pasar fácilmente”. Rostamvandi también habló del “deseo de protestar” en la sociedad rebelde de Irán, donde la gente tiende a “salir a la calle” y formar “manifestaciones más intensas” con “comportamientos que rompen las normas”.

Estas confesiones en los más altos niveles oficiales del régimen son solo la punta del iceberg debido a la intensidad de lo que está ocurriendo bajo la piel de la nación. Estas son señales que revelan que el Líder Supremo está comenzando a perder el control. Los mismos llamados resuenan en las cámaras del parlamento del régimen. El diputado del parlamento Mehdi Asgari dijo el 9 de enero: “Deberíamos preocuparnos por las consecuencias de la brecha entre el pueblo y el estado”.

“La columna vertebral de la gente se está rompiendo, ¿por qué permanecemos sordos ante este sonido? La gente ya no puede tolerar más presión”, gritó en el púlpito del parlamento, advirtiendo a Raisi que no irritara de más a la sociedad. El 7 de enero, el periódico estatal Eqtesade Pouya escribió: “El país ha alcanzado un nivel crítico de miseria y se deben tomar medidas antes de que sea demasiado tarde. De lo contrario, se acabará la paciencia de la gente y no está claro en qué dirección irá el sistema”. Abdolreza Mesri, exministro y actual diputado advirtió el 6 de enero: “¡Se avecina una crisis grave, mucho más grave de lo que algunos piensan!”. Refiriéndose al último levantamiento nacional, el periódico estatal Mardomsalary advirtió el 16 de enero: “Irán es propenso a eventos que son muy diferentes a los de 2017 y 2019, y esta vez, ¡es la pobreza la que está tomando las calles!”.

Estos son solo algunos hechos que obligaron al viceministro del Interior del régimen a salir en la televisión estatal y dar la voz de alarma sobre un “deseo de provocar un cambio fundamental en el país”. Si la historia sirve de guía, las dictaduras siempre han tratado de silenciar e ignorar la voz de los reprimidos. Pero una vez que sus funcionarios comienzan a escuchar estas voces, los dictadores empiezan a temer.