Tuesday, July 7, 2020
Inicio News Arrestos masivos revelan la desesperación del régimen iraní por ocultar la fallida...

Arrestos masivos revelan la desesperación del régimen iraní por ocultar la fallida respuesta ante el Coronavirus

Arrestos masivos revelan la desesperación del régimen iraní por ocultar la fallida respuesta ante el Coronavirus

El 29 de abril, un portavoz de las fuerzas armadas del régimen iraní anunció que al menos 3.600 personas habían sido arrestadas en los dos meses anteriores por “rumores” sobre el brote de coronavirus en el país. Sus comentarios tenían sin duda la intención de intimidar al pueblo iraní para que guardara silencio sobre los informes que apuntan a un número de muertes mucho mayor del que el régimen ha reconocido. Pero cualquier observador razonable seguramente reconocerá la represi788988ón de las narraciones alternativas como prueba de que el régimen tiene algo que ocultar.

Según el régimen, la cifra oficial de muertos de Covid-19 acaba de pasar de 6.000. Los funcionarios del gobierno estiman que unas 95.000 personas han sido infectadas en total. Pero recientemente, un informe del Centro de Investigación del Parlamento del régimen sugirió que la tasa de infección real puede ser aproximadamente el doble de lo que el Ministerio de Salud ha informado. Y esta no es ni siquiera la contradicción más dramática que emerge de las filas del gobierno iraní.

A principios de abril, un miembro del grupo de trabajo sobre el coronavirus del Ministerio de Salud expresó la creencia de que más de 500.000 personas habían contraído la enfermedad. Desde la perspectiva del régimen, este comentario debe haber estado peligrosamente cerca de reivindicar las afirmaciones que habían hecho varios ciudadanos privados a lo largo de las varias semanas en que se supo que el brote estaba activo.

Entre esos denunciantes se encontraban enfermeras iraníes y empleados de la morgue. Mientras que los primeros describieron situaciones en las que docenas de pacientes morían cada día en un solo hospital, los segundos proporcionaron imágenes de morgues que habían sido positivamente sobrecargadas con bolsas para cadáveres. Esas impactantes imágenes fueron amplificadas por los titulares internacionales algún tiempo después, cuando las imágenes por satélite revelaron que las autoridades iraníes habían cavado enormes trincheras en, por lo menos, algunos cementerios, como preparación para decenas de miles de entierros.

Esto es claramente inconsistente con los informes del régimen de sólo 6.000 muertes. Es mucho más coherente con las cifras alternativas que ha proporcionado el Consejo Nacional de la Resistencia de Irán (CNRI). El CNRI ha estado siguiendo el impacto del brote de coronavirus desde el principio, y sus últimos informes indican que hasta ahora se han producido casi 39.300 muertes.

Los informes del CNRI también han sido decisivos para esbozar la gravedad de la crisis que todavía puede estar por venir para el Irán, suponiendo que el Gobierno no corrija su chapucera respuesta a la crisis de salud pública.

Una característica clave de esa respuesta chapucera es el impulso del régimen hacia el secreto – el mismo impulso que ha llevado a por lo menos 3.600 detenciones por “rumores”. Si bien el primer reconocimiento público de Teherán de un brote de coronavirus en el país se produjo el 19 de febrero, los documentos obtenidos por el CNRI indican que los pacientes de los hospitales iraníes habían sido identificados como probables casos de Covid-19 un mes entero antes.

El hecho de que el régimen no informara sobre estos casos impidió que el público reaccionara apropiadamente al brote hasta semanas después de que se hubiera afianzado en el país. Peor aún, los funcionarios iraníes alentaron activamente a los ciudadanos a ponerse en situaciones peligrosas durante todo ese período, por ejemplo, asistiendo a los desfiles de conmemoración del aniversario del régimen y participando en las elecciones parlamentarias que se celebraron a finales de febrero.

No se sabe cuántas personas se contagiaron en esas reuniones, mientras que el Gobierno ocultó la crisis que se avecinaba. Pero si se hubieran publicado cifras exactas de la infección en las semanas siguientes, no habría habido manera de evitar la conclusión de que las comunicaciones públicas del régimen iniciaron la infección y prepararon el terreno para una situación en la que está totalmente fuera de control.

De esta manera, el terrible manejo de la crisis por parte del régimen ha inspirado aún más secreto sobre su impacto, y viceversa. En última instancia, esto ha dejado a Teherán sin más recursos que pretender que el brote está bajo control, silenciar las voces que dicen lo contrario y esperar a que siga su curso. Lamentablemente, sin embargo, esta enfermedad seguirá su curso en Irán hasta que se produzcan decenas o incluso cientos de miles de muertes adicionales.

Partiendo de las cifras de infección y mortalidad proporcionadas por el CNRI, dos investigadores franceses ejecutaron un modelo estadístico en abril que predijo que 60.000 iraníes más podrían morir a causa del Covid-19 sólo a finales de mayo. Esta conclusión se derivó del supuesto de que el régimen seguiría adelante con sus planes de reabrir la economía y reanudar las actividades sociales normales.

Ese proceso, que comenzó el 11 de abril con el regreso de los trabajadores supuestamente de “bajo riesgo” a sus puestos de trabajo, no ha disminuido desde entonces. Fue precedido por un bloqueo que comenzó mucho más tarde y terminó mucho más rápidamente que los instituidos por los vecinos de Irán, mucho menos afectados. El débil esfuerzo por contrarrestar la propagación del coronavirus fue un testimonio de la incompetencia del régimen para hacer frente a la crisis. Al detener ese esfuerzo, el régimen está demostrando su compromiso con la superación de su incompetencia.

La única manera de esperar hacerlo sin llevar a un levantamiento masivo o un completo aislamiento global es paralizar el flujo de información y ocultar la realidad de lo que está sucediendo bajo el gobierno de los mulás. Pero a pesar de los 3.600 arrestos o más, la verdad sobre el brote de Irán se está filtrando gradualmente. Esto, a su vez, promete aclarar el desprecio del régimen por la vida humana. Y una vez que eso ocurra, el régimen seguramente encontrará que los desafíos que espera evitar son, de hecho, inevitables.