Wednesday, October 20, 2021
InicioNewsCrece la conciencia mundial sobre la masacre de 1988 en Irán, pero...

Crece la conciencia mundial sobre la masacre de 1988 en Irán, pero la rendición de cuentas sigue siendo esquiva

Al presentar un informe sobre la situación de los derechos humanos en Irán a la Asamblea General de las Naciones Unidas, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, destacó una vez más la persistente falta de rendición de cuentas con respecto a la masacre de prisioneros políticos iraníes en 1988, así como los problemas contemporáneos derivados directamente de ella.

Teherán nunca ha reconocido formalmente la escala de la masacre, aunque varios funcionarios del régimen han defendido abiertamente el esfuerzo por aniquilar al principal grupo de oposición prodemocrática de Irán, la Organización de Muyahidines del Pueblo Irán (OMPI/MEK). Como parte de un esfuerzo de larga data para enturbiar las aguas que rodean este tema, las autoridades del régimen han intentado en repetidas ocasiones destruir pruebas de fosas comunes secretas y han hostigado sistemáticamente a las familias de muchas víctimas, además de criminalizar los esfuerzos para conmemorar a los muertos o exigir justicia.

Ambos fenómenos se mencionaron en el informe reciente, que nombró a Maryam Akbari Monfared como una de las víctimas de la campaña de acoso del régimen. La Sra. Monfared está cumpliendo una condena de 15 años por haber participado en protestas contra el régimen en 2009, y en 2016 presentó una denuncia oficial ante el poder judicial por la masacre de 1988, en la que perdió a dos hermanos. Desde entonces, ha sido objeto de numerosas amenazas y abusos por parte de los funcionarios de la prisión, además de que se le niegan permisos médicos, visitas familiares y otras consideraciones básicas.

La historia de Monfared es solo una de muchas, y su maltrato es solo un ejemplo de las estrategias que utilizan los funcionarios del régimen para suprimir la conciencia de la masacre tanto en el país como en el extranjero. El informe de derechos humanos de la ONU también menciona el ocultamiento de fosas comunes por parte del régimen, como una en Khavaran, “que se cree que contiene víctimas de desapariciones forzadas y ejecuciones sumarias en el verano de 1988”.

El MEK, que fue el principal objetivo de la masacre de 1988, ha identificado tumbas similares en al menos 36 ciudades, pero ni el Consejo de Derechos Humanos de la ONU ni ningún otro organismo internacional ha llevado a cabo una investigación para verificar, y mucho menos ampliar estos hallazgos. En consecuencia, Amnistía Internacional ha advertido en varias ocasiones que los esfuerzos del régimen por pavimentar estas tumbas y construir grandes estructuras encima de ellas harán que, en última instancia, sea muy difícil determinar la escala exacta de la masacre.

Las “comisiones de la muerte” de Irán ordenaron y llevaron a cabo 30.000 ejecuciones durante un período de unos tres meses en 1988. Pero algunos supervivientes de la masacre han ofrecido estimaciones más altas o han enfatizado la incertidumbre que resultó de una situación en la que muchas prisiones se vaciaron por completo, dejando a nadie vivo para dar cuenta de lo que sucedió allí.

Uno de esos sobrevivientes, Mahmoud Royaei, dijo en una declaración en video el mes pasado: “Muchos investigadores iraníes… dijeron en ese momento que el número era más de 30,000. El viceministro de Inteligencia en ese momento, Reza Malek, también dio un número específico, dijo 33.700”. El video fue publicado en el sitio web oficial del Consejo Nacional de Resistencia de Irán el mes pasado, junto con más de una docena de otros videos de ex presos políticos que también presenciaron directamente los eventos de 1988.

La semana siguiente, el CNRI organizó una conferencia virtual sobre la masacre en la que participaron más de 1.000 ex presos políticos junto con varios responsables políticos europeos y expertos en derechos humanos y derecho internacional. El evento y sus oradores reiteraron sus llamados a la acción internacional justo antes de la presentación de Guterres a la AGNU, que una vez en contra elevó el perfil internacional del caso.

La Sra. Maryam Rajavi, presidenta electa del CNRI, dijo en un discurso en esa conferencia: “Vuelvo a pedir a Estados Unidos y Europa que reconozcan la masacre de 1988 en Irán como genocidio y crimen de lesa humanidad”.

Eric David de la Universidad de Bruselas y Geoffrey Robertson, un abogado de derechos humanos británico, también calificaron la masacre de 1988 como un genocidio. Ambos hombres subrayaron que la masacre cumple con los criterios oficiales para ser clasificada como genocidio en la medida en que fue motivada por el deseo de matar a cualquiera cuya creencia en una forma moderada y apolítica del Islam los llevara a oponerse al sistema teocrático.

Robertson citó directamente la fatwa subyacente tras la masacre para presentar este caso, y señaló, por ejemplo, que el fundador del régimen y primer líder supremo, Ruhollah Jomeini, acusó a los miembros del MEK, casi todos musulmanes, de ser culpables de “enemistad contra Dios”, luego ordenó a las comisiones de la muerte que “los mataran con rabia revolucionaria y rencor, a estos enemigos del Islam”.

“Entonces, por razones religiosas”, dijo Eric David, “estas personas fueron masacradas por pertenecer a una religión; fueron considerados apóstatas. Por tanto, encaja perfectamente con la definición del artículo 2 de la Convención sobre el Genocidio de 1948”.

Robertson también citó esa convención en su discurso, como parte de un esfuerzo por impulsar a la comunidad internacional a actuar. Lo describió como una obligación para todas las naciones que ratificaron el documento a tomar medidas para detener los actos de genocidio en curso o hacer que los perpetradores rindan cuentas por aquellos que lleguen a su atención después del hecho. Estas observaciones una vez más llaman la atención sobre el hecho de que la comunidad internacional había abandonado anteriormente su deber de defender los principios de derechos humanos, habiendo sido informada de los asesinatos en 1988, pero sin dar seguimiento.

Esta inacción fue criticada notablemente el año pasado en una carta firmada por siete expertos en derechos humanos de la ONU y enviada al régimen iraní en un procedimiento formal. Destacó específicamente los mismos problemas de acoso y profanación de tumbas que se mencionaron en el informe más reciente a la AGNU, y subrayó que el régimen iraní debe considerar adoptar una nueva política de transparencia y cooperar con las investigaciones internacionales sobre la masacre.

Por supuesto, pedirle al régimen que actúe sobre la masacre de 1988 es como pedirle a un pirómano que apague el fuego. Por lo tanto, los autores, sin embargo, se mostraron claramente escépticos sobre la voluntad de Teherán de escuchar las críticas, y señalaron que el documento se publicaría como un llamado a la acción para la comunidad internacional si Teherán no respondía, lo cual no fue así.

La carta enmarcaba una posible investigación formal sobre la masacre de 1988 como una forma de compensar una “falta de acción” anterior que “tuvo un impacto devastador en los sobrevivientes y las familias, así como en la situación general de los derechos humanos en Irán y envalentonó Irán para continuar … una estrategia de desvío y negación “.

Como consecuencia de esa estrategia, Teherán no ha tenido reparos en promover a los perpetradores conocidos de la masacre de 1988 a posiciones cada vez más altas dentro del régimen, aparentemente confiando en el hecho de que las potencias extranjeras y las Naciones Unidas no tomarían medidas. Esta suposición de impunidad encontró su apogeo en junio, cuando Ebrahim Raisi, uno de los cuatro funcionarios de la comisión de la muerte en Teherán en 1988, fue confirmado como el próximo presidente del régimen.

El ascenso de Raisi a la presidencia luego de un nombramiento previo como jefe del poder judicial deja en claro que los violadores de derechos humanos nunca enfrentarán la justicia en Irán a menos que sea a manos de un tribunal internacional, una nación democrática que invoca la jurisdicción universal o una nueva democracia que surja del derrocamiento de los mulás.