Sunday, August 9, 2020
Inicio News El brote de Coronavirus de Irán es más catastrófico de lo que...

El brote de Coronavirus de Irán es más catastrófico de lo que parece debido a las políticas del regimen

El brote de Coronavirus de Irán es más catastrófico de lo que parece debido a las políticas del regimen

Según el régimen, la sociedad iraní está sufriendo ahora una segunda y más mortal ola del brote de COVID-19. Irán está alcanzando su segundo pico de este virus, con miles de infecciones diarias y un creciente número de muertes.

Esta tendencia, que debido al encubrimiento del régimen y al final prematuro de la cuarentena nacional, confirma que esta catástrofe humanitaria es mucho más horrible de lo que parece, y los funcionarios del régimen están admitiendo este hecho. Sin embargo, en lugar de adoptar nuevas medidas, los funcionarios del régimen están aplicando la política de “inmunidad de grupo” y, mientras tanto, culpan descaradamente a la gente por su “falta de cooperación”, en términos de normas de distanciamiento social.

Mohammad Reza Shams Ardakani, asesor del Ministro de Salud del régimen, dijo a la agencia oficial de noticias IRNA el martes: “El número de casos de coronavirus registrados está aumentando. La gente debe saber que viviremos con la epidemia de coronavirus durante los próximos uno o dos años. Nosotros en Irán actuamos más rápidamente que Europa en la reapertura de nuestros sistemas. Creímos que la situación se estaba normalizando mientras que no… Cada prueba de coronavirus le cuesta al gobierno alrededor de 4 millones de riales (equivalente a unos 22,40 dólares). Estoy seguro de que si la situación empeora, las restricciones de cuarentena se reimplantarán con toda seguridad y esto debería ocurrir”.

Alireza Zali, jefe de la Fuerza de Tareas del Coronavirus de Teherán, dijo a la televisión estatal el martes: El número de personas que buscan atención médica en centros de salud y hospitales ha mostrado un aumento del 3,5 por ciento en las últimas 24 horas.

El Dr. Ehsan Mostafavai, jefe del Centro de Investigación de Enfermedades Nuevas y Emergentes del Instituto Pasteur de Irán, en una videoconferencia con las agencias de noticias estatales, dijo: “De acuerdo con nuestros datos y hallazgos, cerca de 15 millones de personas en el país han sido infectadas con el virus desde el comienzo de la epidemia”.

La Organización de Muyahidines del Pueblo de Irán (OMPI, Mujahedin-e Khalq o MEK), que ha estado siguiendo de cerca el número de muertes de COVID-19 desde el inicio del brote, anunció el martes que más de 50.500 personas ya han perdido la vida a causa de este virus.

Además, mientras que el creciente número de muertes por coronavirus obliga al régimen a reconocer algunas partes de la crisis, las luchas internas del régimen han aumentado. Said Namaki, el Ministro de Salud del régimen, despidió a Kianoosh Jahanpour, el portavoz del Ministerio de Salud, quien fue el principal y conocido portavoz del régimen al anunciar las estadísticas del gobierno.

Mientras el virus sigue propagándose por todo el Irán, cobrándose más vidas, los funcionarios del régimen, en particular su presidente Hasán Rouhani, culpan al pueblo.

Durante una reunión del Grupo de Trabajo Nacional sobre el Coronavirus, Rouhani dijo: “Desafortunadamente, algunas personas piensan que este virus es un asunto que si todos nos unimos podríamos derrotarlo en un par de meses, o quedándonos en casa durante 10 o 20 días, el período peligroso terminaría. Este no es el caso”.

Rouhani hizo estas observaciones, mientras que, a diferencia de otros países, el régimen se demoró deliberadamente en confirmar la existencia de COVID-19; luego recurrió al encubrimiento y se negó a emitir una cuarentena nacional, y cuando lo hizo, no fue acompañada de la ayuda gubernamental que llevó a más personas a unirse al ejército de los hambrientos y podría haber dado lugar a un levantamiento nacional, por lo que los mulás inmediatamente obligaron a la gente a volver a trabajar.

A pesar del creciente número de infecciones y muertes, Rouhani insistió en reanudar las actividades económicas, manteniendo a los prisioneros en medio de la rápida propagación de COVID-19 en las prisiones y dijo que el régimen no tiene “una segunda opción”. Esto significa que los mulás continuarán enviando gente al campo de exterminio del coronavirus.

Culpar a la gente simultáneamente con forzarla a volver al trabajo, además del despido de Jahanpour, son signos del total temor del régimen a las consecuencias de sus políticas criminales, la falta de transparencia, el anuncio de estadísticas manipuladas y la no acción.

El régimen teme la situación post-coronavirus y la inquieta sociedad iraní que necesita una chispa para explotar. Como advirtió el diario estatal Resalat el 26 de mayo: “Sólo se necesita una excusa. Entonces, como tirar un fósforo en un pajar, destruirá todo”.

El enfoque del régimen iraní hacia el brote de COVID-19, desde sus primeros días, muestra que el régimen ha priorizado sus necesidades económicas y la seguridad por encima de la vida de las personas y seguirá haciéndolo.

Como dijo el domingo la Presidenta electa del CNRI, la Sra. Maryam Rajavi: “Esta catástrofe y la gran pérdida de vidas podría haberse evitado. El número de muertos en Irán e incluso las cifras oficiales no podían compararse con el número de muertos en otros países de Oriente Medio”.