Friday, July 3, 2020
Inicio News El reconocimiento de Rouhani de que 100 de 120 prisioneros están infectados...

El reconocimiento de Rouhani de que 100 de 120 prisioneros están infectados con COVID-19 muestra lo deplorables que son las prisiones de Irán

– La vida de los presos políticos en las cárceles iraníes está en peligro debido al brote de coronavirus

El presidente del régimen iraní, Hasán Rouhani, reconoció el sábado, después de meses de encubrimiento y de restarle importancia a la crisis del coronavirus en Irán, el alcance de esta crisis en las cárceles iraníes.

“En una de las prisiones, una persona infectada entró en la prisión, y antes de que pudieran averiguarlo, 100 personas de un total de 120 dieron positivo por el Coronavirus”, dijo.

Desde el brote del coronavirus, los funcionarios del régimen iraní, en particular Rouhani, han tratado de restar importancia a la magnitud de esta crisis que, según la Organización de Muyahidines del Pueblo de Irán (OMPI/MEK), ha cobrado hasta ahora la vida de más de 40.500 personas.

La respuesta general del régimen iraní al brote de coronavirus fue desastrosa. Pero su enfoque hacia los prisioneros ha dado lugar a una infección masiva de los reclusos y a su muerte. En lugar de liberar a los prisioneros, el régimen ha estado arrestando a los opositores políticos y a aquellos que dicen la verdad sobre el coronavirus bajo el pretexto de “rumores”. El reciente arresto de dos estudiantes de élite confirma este hecho de que los mulás no están dispuestos a salvar las vidas del pueblo iraní, en particular de los prisioneros.

El mal manejo por parte del régimen del brote de coronavirus en las prisiones y la falta de instalaciones higiénicas ha dado lugar a docenas de disturbios en las cárceles de todo Irán. En la víspera del Año Nuevo Persa, el régimen afirmó haber liberado temporalmente a decenas de miles de prisioneros. Los disturbios en las cárceles de varias ciudades del país y las recientes detenciones de sus opositores políticos socavaron las afirmaciones del régimen e indicaron que la afirmación era un acto de engaño y que los presos, especialmente los políticos, siguen en cárceles en condiciones extremadamente peligrosas.

Sin embargo, en lugar de ayudarlos, el régimen respondió a las demandas de los prisioneros con balas. Los presos que fueron detenidos de nuevo fueron ejecutados rápidamente. El régimen aumentó sus medidas de seguridad en las prisiones.

Durante días, el régimen negó la existencia de este virus en Irán para aumentar la participación en su farsa de elecciones parlamentarias que fracasaron debido al boicot general del pueblo. Los documentos revelados por el Consejo Nacional de la Resistencia de Irán (CNRI), que pertenecen a la Organización de Emergencia Nacional de Irán, muestran que los funcionarios del régimen estaban al tanto de la propagación del COVID-19 desde enero. Incluso después de reconocer la existencia del coronavirus, el régimen se negó a emitir una cuarentena durante semanas, y cuando lo hizo, ya era demasiado tarde y no duró mucho tiempo. Como este período de cuarentena no fue acompañado por el apoyo del gobierno al pueblo, mucha más gente cayó en la pobreza. Esto podría haber llevado a un levantamiento y rebelión nacional. Así que el régimen ordenó que la gente volviera a trabajar para evitar este levantamiento por el momento y salvar su economía a costa de la vida de la gente.

Como ha dicho la Sra. Maryam Rajavi, Presidenta electa del CNRI, la comunidad internacional, el Secretario General de las Naciones Unidas, el Alto Comisionado para los Derechos Humanos, el Consejo de Derechos Humanos y los relatores especiales de las Naciones Unidas deberían intervenir inmediatamente para detener las ejecuciones, asegurar la liberación de los prisioneros y evitar una catástrofe humanitaria en las prisiones de Irán.