Wednesday, September 22, 2021
InicioNews“Elecciones” en Irán en 2021: Los resultados predeterminados de las elecciones subrayan...

“Elecciones” en Irán en 2021: Los resultados predeterminados de las elecciones subrayan que “el juego se ha terminado”

“Elecciones” en Irán en 2021: Los resultados predeterminados de las elecciones subrayan que "el juego se ha terminado"

Cuando la lista final de candidatos para las falsas elecciones presidenciales de Irán se publicó esta semana, se confirmó lo que la resistencia iraní había estado diciendo durante mucho tiempo. La elección del 18 de junio será poco más que una formalidad, finalizando el proceso de instalación de un presidente preseleccionado. Después del llamado de la Organización de Muyahidines del Pueblo de Irán (OMPI/MEK) a boicotear las elecciones y tras dos meses de campaña de las unidades de resistencia del MEK, incluso los medios de comunicación estatales anticipan que la mayoría de los iraníes evitarán participar en las elecciones.

El Consejo de Guardianes, un agente de facto de la voluntad del Líder Supremo, ha eliminado a todos los posibles candidatos que podrían haber sido categorizados como “reformistas”. Esto fue sólo una pequeña sorpresa, ya que hizo lo mismo antes de las elecciones parlamentarias en febrero de 2020, lo que ayudó a impulsar el apoyo público para un boicot de las urnas. Pero ese boicot ya había ganado fuerza como resultado de los esfuerzos de organización del MEK.

A principios de 2018, al MEK se le atribuyó el inicio de un levantamiento antigubernamental a nivel nacional, que trajo consigo llamamientos explícitos para un cambio de régimen. Los lemas asociados se repitieron en innumerables manifestaciones a lo largo de ese año, así como en otro levantamiento nacional aún mayor en noviembre de 2019. Esto a su vez preparó el escenario para una participación electoral históricamente baja tres meses después, basada en una campaña del MEK que retrató boicots electorales como una forma de “votar por un cambio de régimen”.

Los levantamientos habían sido definidos en parte por cánticos que se dirigían a las dos facciones políticas del establishment por su nombre y declaraban: “El juego ha terminado”. Por lo tanto, el boicot electoral posterior podría entenderse mejor como un rechazo de todo el sistema por el cual dos facciones comparten el poder mientras promueven las mismas políticas fundamentales.

En manifestaciones públicas que promovían diversas causas específicas, varios grupos de activistas respaldaron públicamente ese boicot en los días y semanas anteriores al anuncio de la lista final de candidatos. Ese respaldo a menudo se daba en términos absolutos, con multitudes de manifestantes coreando consignas como: “No hemos visto justicia; ya no vamos a votar”.

Este aparente rechazo de toda la farsa de las elecciones iraníes subraya la noción de que esas elecciones son solo un “juego”. Y ante este sentimiento, el Líder Supremo evidentemente vio poco valor en intentar perpetuar la ilusión de una elección real en las urnas. Por lo tanto, el Consejo de Guardianes fue más allá de su esperado rechazo de los candidatos “reformistas” y también eliminó de la votación a figuras que podrían haber gozado de apoyo dentro del establecimiento de línea dura y, por lo tanto, presentar un desafío genuino para Ebrahim Raisi.

Entre estas figuras se encontraban el ex presidente del Parlamento Ali Larijani y el predecesor de Rouhani, Mahmoud Ahmadinejad, quien técnicamente era elegible para postularse nuevamente para el cargo después de una brecha luego de su administración de dos mandatos. Al registrarse como posible candidato a principios de mayo, Ahmadinejad anunció que si no se le permitía postularse, boicotearía las elecciones. Aunque su razón fundamental es muy diferente a la de la mayoría de los iraníes comunes, su comentario público subraya la noción de que esta elección representa una crisis para el régimen clerical.

Ahmadinejad describió específicamente su intento de reclamar la presidencia como la última oportunidad para que el régimen se salve del colapso. Si bien los medios de comunicación estatales iraníes han evitado discutir la situación en términos tan nefastos, muchos han predicho que la participación electoral podría alcanzar otro mínimo histórico y que esto podría ser un precursor del resurgimiento del malestar social.

Algunos medios también han señalado que el silencio oficial sobre esos movimientos y sus consecuencias probablemente alimenten aún más el llamado al boicot. En el transcurso de varios días, solo en noviembre de 2019, las autoridades iraníes mataron a aproximadamente 1.500 manifestantes pacíficos y llevaron a cabo miles de arrestos. Durante meses después, muchos de esos detenidos fueron sometidos a torturas sistemáticas a manos de un poder judicial dirigido por el hombre que se convertiría en un candidato ideal para ser el próximo presidente del país.

Esa tortura reforzó aún más un legado brutal que Raisi ya había obtenido hace más de 30 años, momento en el que todo el régimen demostró el alcance de su compromiso de evitar cualquier alternativa real a las políticas y la ideología teocrática compartida por todos los funcionarios del establishment. En 1988, el fundador del régimen, Ruhollah Jomeini, emitió una fatwa que declaraba que todos los miembros y partidarios del MEK eran enemigos de Dios y eran objetivos para una ejecución sumaria. Como resultado, se convocaron “comisiones de la muerte” en todo el país para interrogar a los presos políticos y determinar quiénes deberían estar sujetos a esta orden, y Raisi, como fiscal adjunto de Teherán, desempeñó un papel de liderazgo en el proceso.

A lo largo de varios meses de ese año, más de 30.000 presos políticos fueron ahorcados en grupos y luego enterrados en fosas comunes secretas. La gran mayoría de las víctimas eran miembros del MEK. Hasta el día de hoy, Raisi y otros participantes en la masacre de 1988 continúan defendiendo su legado, llegando a veces a decir que estaban ejecutando la voluntad de Dios al ordenar la muerte de los miembros del MEK.

La decisión de Jamenei de instalar a Raisi como presidente es un respaldo abierto a la brutalidad continua contra el MEK y, por lo tanto, contra todos los iraníes que apoyaron su plataforma democrática participando en recientes manifestaciones públicas y boicots electorales.

Teniendo esto en cuenta, los defensores de los derechos humanos en todo el mundo deberían prestar mucha atención a las predicciones de los propios funcionarios iraníes sobre una baja participación de votantes y un inminente malestar. Cuando surja ese malestar, seguramente resultará en más casos de asesinatos en masa y tortura sistemática como el que acompañó al levantamiento de noviembre de 2019, a menos que la comunidad internacional tome medidas serias para prevenirlo.

El ascenso continuo de Raisi a través de la jerarquía del régimen es un recordatorio escalofriante de la impunidad de que disfrutan los violadores de los derechos humanos dentro del régimen iraní. Pero también es una oportunidad privilegiada para que las potencias occidentales y las Naciones Unidas desafíen esa impunidad en el escenario internacional llamando la atención renovada sobre la masacre de 1988, imponiendo sanciones al posible presidente debido a ella y promoviendo una investigación que podría dar lugar a cargos en la Corte Penal Internacional contra Raisi y otros secuaces.

Sabiendo que todos los funcionarios del régimen y sus facciones han estado involucrados en todos los crímenes del régimen, el pueblo iraní ha dejado en claro que rechaza todo el sistema. Ya es hora de que la comunidad internacional se una para rechazar la noción de que la reforma interna del régimen es una solución viable a su legado de actividades malignas y crímenes de lesa humanidad. Cuando la población de Irán se niegue a votar el 18 de junio, los líderes occidentales deberían dejar en claro de inmediato que apoyarán la voluntad del pueblo iraní de cambiar el régimen en Teherán.