Wednesday, October 20, 2021
InicioNewsIrán: el gabinete de Ebrahim Raisi demuestra sus malignas prioridades

Irán: el gabinete de Ebrahim Raisi demuestra sus malignas prioridades

 


El nuevo presidente del régimen iraní Ebrahim Raisi celebró su primera reunión de gabinete el jueves, un día después de que todos menos uno de sus nombramientos iniciales fuesen aprobados por el parlamento elegido a dedo. En él, afirmó que el gobierno debería centrarse en políticas que “mejorarían los medios de vida de las personas”, pero la composición de la nueva administración arroja muchas dudas sobre la seriedad de sus prioridades.
Menos del diez por ciento de los votantes elegibles del país participaron en la farsa de elecciones que finalmente culminaron en la presidencia de Raisi el 18 de junio. Incluso las autoridades del régimen reconocieron que la mayoría de la población no participó en las elecciones y que muchas de las papeletas emitidas no eran válidas.
La victoria de Raisi fue orquestada con mucha antelación por el líder supremo del régimen, Ali Jamenei. Después de que éste dejó en claro que tenía la intención de que Raisi asumiera la presidencia después del segundo mandato de Hasán Rouhani, el Consejo de Guardianes excluyó a todos los demás candidatos de alto perfil de la boleta, dejando solo seis aspirantes no viables, dos de los cuales luego se retiraron para el propósito expreso de apoyar a Raisi.
Raisi se convirtió en el presidente del régimen mientras que muchos iraníes han sufrido personalmente o han perdido a seres queridos como resultado de sus acciones como fiscal del gobierno y juez clerical. Durante el verano de 1988, Raisi fue una de las principales figuras de las “comisiones de la muerte” que llevaron a cabo más de 30.000 ejecuciones de presos políticos. En 2019, tomó el control de todo el poder judicial y supervisó aspectos clave de la peor represión del régimen contra la disidencia en los últimos tiempos. Más de 1.500 personas murieron inmediatamente después del estallido de un levantamiento nacional en noviembre de ese año, y miles más fueron sometidas a tortura durante meses después de ser arrestadas en relación con él.


Todo esto afirma la indiferencia de Raisi hacia el dolor y el sufrimiento de los iraníes. Pero el escepticismo sobre las políticas de su administración se deriva no solo de su legado de abusos contra los derechos humanos, sino también de su contribución anterior a las prioridades equivocadas del régimen clerical y la corrupción endémica. Antes de su nombramiento como jefe judicial, Raisi se convirtió en la tercera persona en tener la administración de la llamada fundación religiosa conocida como Astan-e Quds Razavi, que pertenece a Jamenei. Por lo tanto, asumió un papel importante en la práctica de larga data del régimen de utilizar la religión como tapadera para el apoyo financiero y logístico de grupos terroristas regionales como Hezbolá.
El compromiso de Raisi con esta práctica fue subrayado por sus elecciones de funcionarios del gabinete, que incluyen múltiples figuras que están sancionadas por Estados Unidos y Europa por sus contribuciones al terrorismo. Dos de los funcionarios recién confirmados, el ministro del Interior Ahmad Vahidi y el diputado de Asuntos Económicos Mohsen Rezaee, incluso están sujetos a órdenes de la Interpol relacionadas con su participación en el atentado de 1994 contra el edificio de la Asociación Mutual Argentino-Israelí en Buenos Aires, en el que murieron 85 personas.
La mayoría del gabinete está compuesto por miembros y personas cercanas al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, que es una fuerza líder tanto en la represión de la disidencia en el país como en la promoción de la ideología fundamentalista del régimen en el extranjero. En declaraciones que pronunció ante el parlamento durante su audiencia de confirmación, el nuevo ministro de Relaciones Exteriores del régimen, Hossein Amir Abdollahian, prometió su apoyo a lo que el régimen llama el “Frente de Resistencia”, una colección de grupos terroristas y actores estatales en la región. Abdollahian también prometió “continuar el camino” de Qassem Soleimani, el comandante eliminado de la división de operaciones especiales extranjeras de la Guardia, la Fuerza Quds, que murió en un ataque con aviones no tripulados de Estados Unidos en enero de 2020.
La búsqueda de esta prioridad seguramente implicará el desvío continuo de la riqueza nacional de Irán lejos de los intereses vitales del pueblo iraní y hacia las ambiciones egoístas de los líderes del régimen y de la Guardia Revolucionaria. Está claro que varios funcionarios del gabinete están dispuestos a ayudar en ese esfuerzo a pesar de que su autoridad está aparentemente limitada a los asuntos internos.

Mohsen Rezaee, además de estar implicado en el atentado de la AMIA, es un excomandante en jefe de la Guardia Revolucionaria, por lo que no cabe duda de que utilizará su influencia sobre los asuntos económicos en beneficio de sus objetivos paramilitares. Lo mismo puede decirse de Rostam Ghassemi, el nuevo Ministro de Carreteras y Desarrollo Urbano, que anteriormente fue el jefe de la Sede de Construcción de Khatam al-Anbia, un conglomerado propiedad de la Guardia que contribuye al control de la organización sobre más de la mitad del PIB de Irán. En 2019, Estados Unidos sancionó a Ghassemi por su participación en una red de envío que “está dirigida y apoya financieramente” a la Fuerza Quds.
De manera similar, Estados Unidos impuso sanciones a Javad Oji en 2020 antes de que fuera designado para encabezar el Ministerio de Petróleo de Irán. Esas sanciones estaban dirigidas a personas afiliadas a la Fundación Mostazafan, una entidad que opera de manera muy similar a Astan-e Quds Razavi en la financiación de actividades malignas bajo el disfraz de caridad religiosa. El Departamento del Tesoro de Estados Unidos dijo en su orden de lista negra para Mostazafan: “Sus posesiones son expropiadas al pueblo iraní y son utilizadas por el líder supremo Ali Jamenei para enriquecer su oficina, recompensar a sus aliados políticos y perseguir a los enemigos del régimen”.
Independientemente de las promesas públicas de la administración de Raisi de mejorar los medios de vida de los ciudadanos iraníes, la composición del gabinete de Raisi deja pocas dudas de que la práctica de la “expropiación” continúa a buen ritmo y muy probablemente seguirá acelerándose. Esto tiene implicaciones para la estabilidad global, así como para las condiciones de la sociedad iraní en medio de los brotes de coronavirus y las recesiones económicas en curso.
El pueblo iraní ya ha respondido a la promoción de Raisi boicoteando la farsa de elecciones y organizando protestas a gran escala inmediatamente después.
Como dijo la Sra. Maryam Rajavi en julio de 2021, durante el mandato de cuatro años de Raisi “la hostilidad y la enemistad entre el régimen iraní y la sociedad se intensificarán más que nunca”. La Sra. Rajavi también hizo hincapié en que las prioridades de Raisi presentarían a la comunidad internacional una “prueba de fuego” para su compromiso con los principios democráticos y los derechos humanos universales. Los nombramientos del gabinete de Raisi refuerzan esas prioridades y, por lo tanto, hacen que sea aún más imperativo para las principales potencias occidentales y las Naciones Unidas elegir un bando antes del inminente conflicto entre el régimen iraní y el pueblo de su país.