Friday, July 3, 2020
Inicio News Irán: la decisión del régimen de reabrir las actividades comerciales resultará inmediatamente...

Irán: la decisión del régimen de reabrir las actividades comerciales resultará inmediatamente en el resurgimiento de los casos de coronavirus

Irán: la decisión del régimen de reabrir las actividades comerciales resultará inmediatamente en el resurgimiento de los casos de coronavirus

– Irán: el Bazar de Teherán está bastante lleno en medio del brote de coronavirus

Se informó el martes que los casos de infecciones por coronavirus ya estaban aumentando notablemente en ciertos puntos claves, solo días después de que el régimen adoptó un plan para reabrir su economía en medio de la pandemia mundial. Las autoridades del régimen habían hecho declaraciones inconsistentes sobre el momento y el alcance de ese plan, pero finalmente fijaron una fecha límite del 11 de abril para reabrir las oficinas gubernamentales y obligar a las personas a reanudar el trabajo en lugar de prolongar la fecha de cuarentena y el apoyo financiero.

Los criterios del régimen para identificar trabajos como de “bajo riesgo” nunca se describieron claramente. En cualquier caso, rápidamente se hizo evidente que el potencial de distanciamiento social en el lugar de trabajo no era el único factor significativo para determinar si los trabajadores enfrentarían un riesgo grave de infección por coronavirus al regresar a sus rutinas. La reapertura económica del sábado coincidió naturalmente con la reanudación de las operaciones regulares de tránsito, y la gente pronto publicó videos en línea que mostraban vagones de metro y líneas de autobuses llenos de gente.

El impacto total de estas tendencias de desplazamiento aún está por verse, ya que el nuevo coronavirus puede incubar hasta dos semanas antes de manifestarse como la enfermedad conocida como Covid-19. Podría decirse que este hecho subraya el descuido de la reapertura económica y demuestra que las autoridades del régimen iraní, particularmente su líder supremo Ali Jamenei y el presidente Hasán Rouhani no se preocupan por la vida de las personas.

Como dijo la Sra. Maryam Rajavi, presidenta electa del Consejo Nacional de la Resistencia de Irán (CNRI): “Para Jamenei y Rouhani, la vida y el bienestar de la gente no valen nada. Solo quieren proteger a su régimen de la amenaza de un levantamiento. La decisión criminal de enviar personas a trabajar es un crimen de lesa humanidad y causará innumerables víctimas de COVID-19 en Irán”.

Esto es típico de las declaraciones y acciones inconsistentes del régimen al tratar el brote de COVID-19. Desde el primer reconocimiento oficial de los casos iraníes, las autoridades han rechazado los llamados a la cuarentena de las zonas y poblaciones afectadas. Sin embargo, antes de las vacaciones del Año Nuevo iraní, Nowruz, que comenzaron el 20 de marzo y terminaron el 2 de abril, el régimen encargó al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica y a la milicia Basij mantener puntos de control y desalentar activamente los viajes interurbanos y las grandes reuniones. En otras palabras, el régimen aprovechó la oportunidad para aumentar sus medidas represivas.

El régimen se vio obligado a cancelar las celebraciones típicas de Nowruz, después de haber cerrado previamente las escuelas y haber renunciado a las reuniones de oración de los viernes en las que los líderes clérigos suelen pronunciar discursos cargados de propaganda a las fuerzas del régimen para impulsar su moral. Pero incluso estas medidas estuvieron muy lejos de los bloqueos a nivel nacional implementados por otros países en la región circundante y, lo que es más importante, estas medidas se tomaron demasiado tarde cuando decenas de miles de personas perdieron la vida debido al encubrimiento del régimen.

El respaldo final de Rouhani a la reapertura del 11 de abril estuvo indudablemente guiado por las declaraciones previas de Jamenei, la máxima autoridad en todos los asuntos de estado. Ha habido pocas señales de que Jamenei vacilara en la reapertura, como lo ha hecho Rouhani. Y el impulso de priorizar la actividad económica sobre la salud pública es coherente con su mensaje de Nowruz, que declaró que el año próximo será el “año de impulsar la producción”. En otras palabras, a pesar de sus luchas entre facciones por tener más participación en el poder, todos los funcionarios del régimen están de acuerdo con la opresión y las medidas antipatrióticas.

Jamenei pronunció un discurso televisado reiterando ese mensaje el 9 de abril, un día antes del resurgimiento registrado en la cifra de muertos. Calificaba descaradamente al brote de coronavirus como una “bendición” y “prueba” y trató de minimizar la crisis. Mientras tanto, según la Organización de Muyahidines del Pueblo de Irán (OMPI, Mujahedin-e Khalq o MEK), más de 29,000 personas han perdido la vida.

En consecuencia, las redes de propaganda del régimen, como Press TV, comenzaron a informar tasas de infección y muertes aún más bajas inmediatamente después de la reapertura económica. Según ellos, el Ministerio de Salud del régimen reportó 98 muertes el domingo, lo que redujo el total diario a cifras de dos dígitos por primera vez desde principios del mes pasado.

Este informe es altamente sospechoso, al igual que todas las declaraciones oficiales de coronavirus que salen de Teherán. En una transmisión en vivo de Instagram, el ministro de Salud del régimen, Saeed Namaki, intentó afirmar que la cifra más baja de muertes fue el resultado de protocolos de “distanciamiento inteligente” que se implementaron cuando los trabajadores de “bajo riesgo” regresaron a sus puestos de trabajo.

Sin embargo, el total de muertes al que apunta el MEK podría apuntar a tasas aún más altas de infección, llegando a millones. Y esto refleja una crisis que ha estado en curso durante mucho más tiempo de lo que las autoridades reconocen. Mientras que la primera declaración oficial sobre los casos de coronavirus se realizó el 19 de febrero, justo antes de las falsas elecciones parlamentarias del régimen, los documentos expuestos por el CNRI indican que los primeros casos se conocieron a más tardar la última semana de enero.

El encubrimiento inicial del régimen preparó el escenario para una divergencia de larga data entre las narrativas oficiales sobre el impacto de Covid-19 y los informes independientes sobre la situación en los hospitales y hogares iraníes. Uno de los primeros esfuerzos para contradecir abiertamente los mensajes del régimen provino de un funcionario local en la ciudad de Qom. En un momento en que las autoridades del régimen solo reconocían una docena de muertes, ese funcionario declaró que al menos 50 personas ya habían muerto por Covid-19 solo en su localidad.

Poco después, quedó claro que Qom era un epicentro para la propagación del coronavirus, no solo en Irán sino en toda la región.

En pocas palabras y dados los hechos anteriores, el régimen no tiene intención de ayudar al pueblo iraní. Los mulás continuarán mintiendo y engañando para prolongar su ominoso gobierno. Como dijo la Sra. Rajavi: “Hoy, el cambio de régimen en Irán es indispensable no solo para la libertad y la democracia en Irán, sino también para la salud de cada individuo en Irán y para la protección de sus casas, ciudades y pueblos contra desastres naturales”.