Wednesday, September 22, 2021
InicioNewsIrán: Los medios de comunicación estatales subrayan la posibilidad de otro levantamiento

Irán: Los medios de comunicación estatales subrayan la posibilidad de otro levantamiento

Irán: Los medios de comunicación estatales subrayan la posibilidad de otro levantamiento

Los medios de comunicación estatales de Irán reconocieron el domingo y el lunes cómo el régimen había destruido la economía de Irán, la vida de las personas y advirtió sobre otra agitación social. Los iraníes ahora enfrentan una inflación desenfrenada, precios disparados y el brote de coronavirus.

“La consecuencia más dañina del aumento de la inflación es la disminución gradual del poder adquisitivo de las personas y un aumento en el número de personas que, con alta inflación e incapacidad para ganarse la vida, se empobrecen cada año”, escribió el diario estatal Etemad el pasado lunes. Etemad advierte rápidamente a los funcionarios del régimen que “la continua y aguda disminución del poder adquisitivo de las personas es como una bomba de relojería. Si no lo desactivamos en el momento adecuado, no sabríamos cuánto dañaría el sistema su explosión”.

Si bien el régimen de los mulás y sus apologistas culpan a las sanciones de toda la crisis económica y social de Irán, los medios estatales rechazan esta afirmación. “La economía de Irán ha sido víctima de la oligarquía en las últimas décadas”, escribió el lunes el diario estatal Setareh Sobh. “El gobierno todavía está al servicio de la misma oligarquía, y si este camino no cambia, la situación en Irán empeorará en el futuro”, agrega Setareh Sobh.

Los iraníes también están pasando por la cuarta ola del brote de Covid-19. Según el movimiento de Resistencia iraní, más de 256.500 han perdido la vida debido al nuevo coronavirus. El número de víctimas está aumentando debido a la política inhumana Covid-19 del régimen y la negativa de los mulás a adquirir vacunas fiables.

Así, el diario Jahan-e Sanat advirtió el lunes a los funcionarios que el engaño y la inacción del régimen han “enfurecido a la gente por la situación actual. Se necesita una chispa para encender la ira de la gente, y saltarán violentamente a las calles. Entonces, serán incontrolables”.

Estas advertencias se producen después de lo que experimentó el régimen durante las principales protestas de Irán en 2018 y noviembre de 2019. Estos levantamientos fueron los puntos de inflexión en el conflicto popular con el régimen. Las protestas diarias de todos los ámbitos de la vida están en consonancia con este levantamiento, lo que demuestra que, a pesar de la fuerte represión del régimen, los mulás no han logrado oprimir a la inquieta sociedad.

“Las protestas de enero de 2018 y noviembre de 2019, lo queramos o no, han cambiado por completo la escena política de Irán. La vinculación de todos los problemas con la injusticia social se ha intensificado de una manera sin precedentes”, escribió el lunes el estatal Seday-e Eslahat.

“Ha habido protestas y huelgas de trabajadores de HEPCO [acerera] y Haft Tapeh [azucarera]. Los jubilados de la seguridad social continúan reuniéndose en varias ciudades para pedir un aumento de sus pensiones”, agrega el artículo de Seday-e Eslahat.

El domingo 18 de abril de 2021, por decimotercera semana consecutiva en los últimos tres meses, los jubilados y pensionados protestaron contra las pésimas condiciones de vida, los altos precios y los bajos salarios en Teherán y otras 16 ciudades. Pidieron el boicot a nivel nacional de la farsa de elecciones presidenciales del régimen.

El número de protestas sociales en Irán ha ido en aumento desde 2018. “En enero de 2018, Salman Samani, entonces portavoz del Ministerio del Interior, anunció que había alrededor de 43.000 reuniones públicas entre 2013 y 2017 (en otras palabras, unas 30 protestas al día ) en todo Irán. Esto fue mientras las protestas de las clases bajas en la primera mitad de 2018 se volvieron aún más violentas”, dice el artículo de Seday-e Eslahat.

“Las protestas de noviembre de 2019 fueron un punto de inflexión en las protestas sociales de las clases bajas en Irán, que adquirieron proporciones increíbles en las que los grupos políticos aún se culpan unos a otros por sus consecuencias. El asesinato y las lesiones de un gran número de iraníes, junto con el costo simbólico y financiero global definitivo del apagón de Internet y la pérdida de legitimidad del sistema, fueron todas consecuencias de este evento”, escribió Seday-e Eslahat.

Seday-e Eslahat luego cita a Ahmad Tavakoli, miembro del Consejo de Conveniencia del régimen, sobre la inquietud de la sociedad. “Según Ahmad Tavakoli, el 60 por ciento de la población vive por debajo del umbral de la pobreza y tiene el menor nivel de confianza en el sistema”, escribió Seday-e Eslahat.

“Según este miembro del Consejo de Conveniencia [Tavakoli], el sistema gobernante debería escuchar la voz de la gente empobrecida; si no, sucede algo que no debería suceder”, advirtió Seday-e Eslahat a los funcionarios del régimen.