Tuesday, July 7, 2020
Inicio News La pandemia del Coronavirus y la sociedad iraní están fuera del control...

La pandemia del Coronavirus y la sociedad iraní están fuera del control del regimen

La pandemia del Coronavirus y la sociedad iraní están fuera del control del regimen

-El brote del coronavirus y la sociedad iraní están fuera del control del régimen – Teherán, escenario de una protesta en noviembre de 2019

El creciente número de muertos de COVID-19 en Irán y la inquieta sociedad iraní ha obligado a los medios de comunicación y a los funcionarios del Estado a admitir que tanto la crisis del coronavirus como la sociedad están fuera del control del régimen.

La Organización de Muyahidines del Pueblo de Irán (OMPI, Mujahedin-e Khalq o MEK) anunció que desde el martes, el virus COVID-19 ha cobrado la vida de más de 44.500 personas en todo Irán. A pesar de las ridículas y falsas afirmaciones del presidente del régimen, Hasán Rouhani, de que más del “20 por ciento de las camas de los hospitales están vacías” y la decisión criminal del régimen de obligar a la gente a volver a trabajar en medio del brote de coronavirus, la información proveniente del interior del país, incluso la publicada por las agencias de noticias estatales, muestra que el régimen no tiene control sobre esta crisis y no está dispuesto a manejarla.

Mohammad Shanbodi, el director de salud del puerto de Mahshahr en la provincia de Juzestán, dijo el martes a la agencia estatal de noticias ILNA: “El brote de Coronavirus en Juzestán ha tomado una tendencia ascendente… En los últimos días, los hospitales de Mahshahr se han visto abrumados por los pacientes. Una vez más, el Hospital Naft asignó otro pabellón a los pacientes del Coronavirus. Las camas del hospital no son suficientes, y no hay espacio para más pacientes. Desafortunadamente, muchos de los médicos han contraído el virus, lo que les obligó a entrar en cuarentena. Insisto en que no tenemos ningún sustituto para ellos”.

La agencia de noticias estatal Mehr citó a Javad Aghazade, director de la Universidad de Ciencias Médicas de Azerbaiyán Occidental, diciendo: “Hemos sido testigos de un aumento en el número de infecciones y de personas hospitalizadas en los últimos cinco días. En la ciudad de Mahabad, hemos tenido seis muertes. Actualmente, Mahabad y otras nueve ciudades de Azerbaiyán occidental están en situación de peligro”.

La sociedad iraní ha estado luchando contra la pobreza. Está sometida a una tremenda presión económica debido a la corrupción institucionalizada del régimen y a decisiones económicas y políticas equivocadas. Ahora el brote de coronavirus y la mala gestión del régimen han aumentado la miseria de la gente y, por supuesto, han incrementado su ira hacia el régimen. El régimen de los mulás considera la crisis de COVID-19, como otras crisis, como una amenaza a la seguridad y da prioridad a su propio gobierno sobre la vida de la gente. La decisión de enviar a la gente de vuelta al trabajo confirma esto. El régimen se negó, a diferencia de otros países, a apoyar financieramente a la gente durante el período de cuarentena, y esto dio lugar a que más personas se unieran al ejército de los hambrientos. Temiendo una protesta nacional como las protestas de Irán en noviembre, que sacudieron los cimientos del régimen, éste obligó a la gente a volver a trabajar. Sin embargo, como están en un punto muerto, los mulás eligieron este camino para prolongar su gobierno incluso durante días, a pesar de saber que esto aumentaría el odio social hacia el régimen con más gente muriendo debido al coronavirus.

A este respecto, el diario estatal Mostaghel escribió el martes: “El sangriento noviembre de 2019 … provocó que una gran parte de la sociedad se abstuviera de votar en las elecciones [parlamentarias] … El 60 por ciento de la población que no votó no tiene ningún interés en las próximas elecciones [presidenciales] y está insatisfecha con el statu quo. Los mayores y más reales opositores son los pobres y los desempleados”.

Ahmad Naderi, un funcionario del régimen, dijo al diario estatal Resalat el 7 de marzo: “Estoy preocupado por el resultado social y de seguridad de esta crisis. Pronto ocurrirán rebeliones, mucho más grandes que las de 2018 y 2019 y ciertamente mucho más grandes que las de los años 90”.

El 7 de abril, el diario estatal Iran-Emrouz escribió: “Vamos a tener una gran agitación social después de que el Coronavirus haya terminado. La situación no se va a calmar. Va a ser exactamente como el período posterior a las elecciones de 2017 (levantamientos), y vamos a ver repetidos y poderosos incidentes”.

Como el diario Resalat escribió el martes 26 de mayo: “Sólo se necesita una excusa, entonces como la llama de un fósforo que cae en un pajar, todo [el régimen] se quemará”.