Monday, May 23, 2022
InicioNewsIrán: La visita de Raisi a Rusia, mucho ruido y pocas nueces

Irán: La visita de Raisi a Rusia, mucho ruido y pocas nueces

El presidente del régimen iraní, Ebrahim Raisi, concluyó su visita a Rusia el 20 de enero pasado. Se suponía que marcaría una mejora dramática en las relaciones entre Irán y Rusia, allanando el camino a acuerdos históricos que catapultarían al régimen fuera del punto muerto actual con la comunidad internacional mientras se desactivan las sanciones estadounidenses. Pero en cambio, Raisi regresó a casa desinflado y con las manos vacías, e incluso los medios estatales se burlaron de la visita.

La mayoría de los medios de comunicación estatales de Irán se burlaron de la visita de Raisi a Rusia y preguntaron sobre el llamado eslogan “revolucionario” de “Ni Occidente ni Oriente”, grabado en la entrada del Ministerio de Relaciones Exteriores. Mientras tanto, publicaciones afiliadas a la facción de Raisi celebraron su visita a Rusia incluso antes de que tuviera la oportunidad de reunirse con el presidente ruso, Vladimir Putin.

Hace unos meses, el régimen afirmó que se había convertido en miembro de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS). El presidente ruso, Vladimir Putin, le recordó a Raisi que Teherán solo tiene un estatus de “observador”. En septiembre pasado, las agencias de noticias oficiales consideraron la membresía del régimen en la Organización de Cooperación de Shanghai como un logro importante del gobierno de Raisi. “Sin embargo, durante la visita de Raisi a Rusia, se hizo evidente que el [régimen] ha sido aceptado como estado observador en la OCS”, escribió el sitio web estatal Dideban el 20 de enero.

Raisi describió su visita a Rusia como un punto de inflexión. “Tenemos intereses comunes con Rusia, y nuestra colaboración e intereses comunes ciertamente podrían promover la seguridad y combatir el unilateralismo en la región”, dijo. En 2018, el mentor de Raisi, el líder supremo Ali Jamenei, habló de la llamada política exterior de “inclinación hacia el este”. Como parte de esa política, Raisi viajó a Rusia, con la esperanza de poder asegurar el apoyo de Rusia a medida que se fortalecía la perspectiva de una postura occidental más dura con respecto a las ambiciones nucleares de Teherán. El régimen buscó explotar las tensiones existentes entre Rusia y las potencias occidentales. Mohammad Reza Sajadi, exembajador del régimen en Rusia, dijo a la televisión estatal Ofogh el 19 de enero que el jefe de gabinete de Putin le había dicho explícitamente: “Si obtienes un arma nuclear, nuestra seguridad estará en peligro”.

 

La economía iraní está actualmente en ruinas. Todos los días, videos desgarradores circulan en las redes sociales, mostrando el rostro sombrío de la pobreza dentro del país. Esto ha llevado a los medios de comunicación estatales de Irán a advertir sobre la posibilidad de grandes levantamientos. Según el periódico estatal Eghtesad News, Mohammad Hossein Sharifzadegan, exministro de Bienestar del régimen, dijo el jueves: “El gobierno ha anunciado que de una población de 84 millones, hay 33 millones que viven por debajo del umbral de la pobreza absoluta.”

La tasa de desempleo actual, las bajas cifras de producción y la inflación desenfrenada contrastan con las afirmaciones del régimen de tener “resistencia económica” frente a las sanciones. Décadas de corrupción sistemática, ineptitud, mala gestión y ahora los impactos de la pandemia de Covid-19 han resultado en una situación económica sin precedentes. Los iraníes de todos los ámbitos de la vida están ventilando sus quejas en las calles, lo que indica el estado explosivo de la sociedad iraní.

Estas protestas han hecho sonar la alarma para el régimen. Contrariamente a las expectativas de Teherán, las conversaciones nucleares no resultaron ser un paseo por el parque, y las potencias occidentales hasta ahora no han proporcionado al régimen otra ganancia inesperada de efectivo o un salvavidas económico. Debido a las demandas provocativas de Teherán y las violaciones del acuerdo nuclear de 2015, las conversaciones en Viena no portan un buen augurio para la teocracia.

Jamenei y Raisi trataron desesperadamente de convencer a Rusia para que los ayudara en las conversaciones de Viena y les proporcionara alivio económico. Pero esa expectativa es una ilusión. Rusia está bajo sanciones internacionales y su economía enfrenta importantes obstáculos. No se arriesgaría a sufrir más daños en su situación financiera actual ayudando al régimen y evadiendo las sanciones estadounidenses que serían costosas. El retraso de Rusia en la renovación de un acuerdo de 20 años con Teherán es un testimonio de que no está dispuesto a arriesgar sus relaciones económicas globales para ayudar a la teocracia gobernante de Irán. Los grandes levantamientos en Irán en los últimos cinco años pusieron al descubierto las vulnerabilidades internas del régimen y esto no ha sido ignorado por ojos vigilantes en Beijing y Moscú. Incluso si Rusia acepta renovar y finalizar el acuerdo de 20 años sobre cooperación estratégica, ninguna de las partes se beneficiaría significativamente.

Al-Monitor, que tiene vínculos con Teherán, informó que si bien “este acuerdo podría revivir las relaciones comerciales y económicas entre Rusia e Irán”, solo asciende a “3.300 millones de dólares” y “difícilmente debería considerarse un gran éxito”. A modo de comparación, el comercio entre Rusia y Turquía se sitúa entre 22.000 y 25.000 millones de dólares anuales”. Rusia también tiene importantes relaciones comerciales con los Estados Unidos y la Unión Europea.

La visita de Raisi a Rusia no tuvo resultados tangibles para el régimen. El 20 de enero, el diario estatal Arman-e Meli escribió: “A pesar de las décadas de asociación política y económica de Irán con Rusia, y las acciones de Rusia contra nuestros intereses nacionales, parece que el acuerdo de 20 años ha entusiasmado bastante al gobierno. La razón principal de este entusiasmo es que tiene la intención de falsificar logros en lugar de centrarse en mejorar las relaciones exteriores”. La agencia oficial de noticias IRNA citó a Raisi diciendo: “Como primer paso, los dos países acordaron aumentar el comercio mutuo a $ 10 mil millones al año”, y agregó: “Esperamos que este viaje sea un punto de inflexión para mejorar las relaciones con Rusia. país amigo y vecino, y que nuestras relaciones ayudarán a mejorar el nivel de seguridad en la región y resolver las crisis regionales y globales”.

Al final, sin embargo, Raisi no logró mostrar ningún tratado o acuerdo concreto que respaldara su optimismo. Aterrorizado por una sociedad inquieta, Jamenei optó por arriesgarse a la objeción interna y un aumento del odio público al vender la riqueza de la nación a potencias extranjeras con la esperanza de poder comprar la impunidad y esquivar una mayor presión internacional. Teherán está agotando sus recursos y perdiendo cada vez más su capacidad para financiar sus fuerzas opresoras dentro de Irán y en todo el Medio Oriente. Por lo tanto, continúa recurriendo a Rusia y China en busca de un salvavidas. Pero el hecho es que Teherán tiene una pérdida estratégica a nivel nacional. El deterioro de las crisis socioeconómicas continúa provocando más protestas. Otra ola de levantamientos es inevitable. Independientemente de las apuestas de política exterior de Teherán, cuando las calles sean conquistadas por un espíritu de ira popular y una determinación férrea de derrocar a la teocracia, ni Rusia ni China podrán ayudar.