Wednesday, October 20, 2021
InicioNewsPandemia y medidas penales del régimen iraní durante el año persa 1399

Pandemia y medidas penales del régimen iraní durante el año persa 1399

Pandemia y medidas penales del régimen iraní durante el año persa 1399

El próximo domingo marca el primer día del año calendario iraní, cuya celebración se llama Nowruz, que se traduce como “nuevo día”. Se supone que las vacaciones evocan optimismo, pero mientras que el año 2021 comenzó con grandes esperanzas de distribución de vacunas y el fin de la pandemia de coronavirus, el año persa 1400 traerá muchas menos promesas para el pueblo iraní.

En febrero, el líder supremo del régimen, Ali Jamenei, prohibió la importación de vacunas de fabricación estadounidense y británica a Irán, cortando efectivamente un salvavidas que se estaba abriendo para uno de los países más afectados del mundo. La orden en realidad llevó a la cancelación del envío de 150.000 dosis que filántropos estadounidenses anónimos ya habían dispuesto para donar. La orden de Jamenei fue uno de los ejemplos más claros de la indiferencia de su régimen por la difícil situación de los iraníes comunes y subrayó que Teherán permitió que los brotes no fueran controlados para mantener a raya los disturbios populares.

Los primeros casos de Covid-19 reconocidos públicamente en Irán surgieron inmediatamente después de las protestas que muchos identificaron como la tercera fase de una serie de levantamientos a nivel nacional. En enero de 2020, estudiantes universitarios y otros activistas salieron a las calles en varias provincias para condenar el derribo de un avión comercial sobre Teherán y el intento de encubrimiento de la responsabilidad del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica. Las manifestaciones mostraron un notable desafío a ese grupo paramilitar de línea dura y al propio régimen, con participantes quemando imágenes del líder de la Fuerza Quds, Qassem Soleimani, quien había sido asesinado recientemente en un ataque aéreo estadounidense y luego cuasi-santificado por funcionarios gubernamentales y medios estatales.

Teniendo en cuenta la escala de este asesinato y la brutalidad asociada, de ninguna manera está fuera del ámbito de la posibilidad que las mismas autoridades intenten desviar una crisis de salud global hacia sus objetivos, matando a través de actos de omisión y negligencia deliberada, en lugar de matar directamente. Existe una amplia evidencia que sugiere que la prohibición de Jamenei de importar vacunas fabricadas en el extranjero fue solo una de las muchas acciones a través de las cuales las autoridades, a sabiendas, empeoraron mucho la pandemia de coronavirus de Irán.

Esa tendencia comenzó con un patrón temprano de desinformación, que incluyó la negación total de la existencia del virus en Irán en las primeras etapas. El primer reconocimiento público de un brote nacional se produjo en febrero de 2020, pocos días antes de las elecciones parlamentarias del país. Pero el MEK luego obtuvo documentos de la Organización Nacional de Emergencias del país que mostraban que los casos sospechosos de infección por coronavirus se habían registrado más de un mes antes, solo para ser barridos bajo la alfombra por el régimen.

Una de las razones de esta decisión fue que las autoridades querían evitar que el miedo público a la enfermedad redujera la participación en las elecciones, lo que tradicionalmente había sido destacado por el régimen como un signo de su propia legitimidad. Aunque el presidente del régimen, Hasán Rouhani, se jactó de que el gobierno “no se demoró ni un día” en anunciar las primeras muertes de Covid-19 a pesar de las elecciones, las revelaciones del MEK demuestran que este no era el caso y que Teherán probablemente habría retrasado su declaración pública incluso más si no fuera por el hecho de que los funcionarios locales y otras fuentes en las áreas más afectadas estaban comenzando a emitir sus propias advertencias.

Una vez que se reconoció la realidad del brote, las autoridades continuaron alentando activamente a todos los iraníes, independientemente de su edad o vulnerabilidad, a acudir a las urnas, lo que causó un gran daño. Después de las primeras infecciones no reveladas por coronavirus, pero antes de las elecciones, el régimen iraní celebró su 40 aniversario con desfiles y manifestaciones públicas, siendo la asistencia obligatoria para muchos empleados del gobierno y fuertemente incentivada para ciudadanos comunes y pobres. De esta manera, la entrada de Irán en la pandemia de coronavirus comenzó con eventos de súper propagación que eventualmente llevaron a un número de muertos y una tasa de infección mucho más allá de lo que el régimen haya reconocido.

Basado en una investigación exhaustiva de registros hospitalarios, registros de entierros y testimonios de testigos presenciales, el CNRI ha determinado que el número de muertos ahora supera los 231.800, casi cuatro veces el número registrado oficialmente por el Ministerio de Salud iraní. La experiencia cotidiana de esa pérdida naturalmente ha reducido el alcance de los disturbios públicos, una situación claramente aceptada, si no fabricada, por el régimen. Pero esto, a su vez, ha dejado al pueblo iraní y al movimiento de Resistencia con aún más razones para levantarse y exigir la eliminación del sistema que trajo sobre ellos esta y muchas otras miserias.

Si bien la pandemia continúa, la perspectiva de un “nuevo día” puede retrasarse más allá del comienzo del año calendario. Pero con el legado de los levantamientos recientes aún fresco, quizás haya más motivos para el optimismo a largo plazo entre el pueblo iraní y sus partidarios extranjeros que durante la mayor parte de las cuatro décadas de tiranía del régimen.