Sunday, August 9, 2020
Inicio News Régimen iraní aumenta medidas represivas para controlar inestable situación y evitar nuevas...

Régimen iraní aumenta medidas represivas para controlar inestable situación y evitar nuevas protestas

Régimen iraní aumenta medidas represivas para controlar inestable situación y evitar nuevas protestas

Informes provenientes del interior de Irán indican que el régimen de los mulás ha aumentado sus medidas represivas. En el acontecimiento más reciente, el comandante de la Guardia Revolucionaria, Hossein Salami, nombró al General de Brigada Hossein Nejat como su adjunto y comandante en funciones de la base de Sarallah en Teherán. El cuartel general de Sarallah es una parte importante del aparato de seguridad de la Guardia Revolucionaria y su principal responsabilidad es proporcionar seguridad a la capital de Irán.

En otro acontecimiento, en una carta dirigida al jefe del poder judicial del régimen, Ebrahim Raisi, Salami reiteró que la Guardia está dispuesta a cooperar con el poder judicial para “restablecer la seguridad” en la sociedad.

La agencia de noticias estatal Mehr citó a Mohammad-Reza Edalatkhah, Presidente del Tribunal Supremo de la provincia de Hamadan, al noroeste de Irán, diciendo que “en el año en curso se abrieron más de 65.000 procesos penales en esta provincia”. El mayor número de prisioneros en el oeste del país pertenece a la provincia de Hamadan.

Aunque teme que se produzca otro levantamiento, con los jóvenes y las mujeres a la cabeza como ocurrió en las protestas nacionales de noviembre de 2019 en Irán, el régimen ha impuesto una nueva serie de restricciones con el pretexto de la llamada “lucha contra la ropa inapropiada y el velo inadecuado”, para justificar una amplia represión de la juventud iraní y, en particular, de las mujeres.

El 16 de junio, la agencia estatal Fars News, afiliada a la Guardia Revolucionaria, citando al mulá Hojatollah Zaker, Viceministro de Cultura y Asuntos Sociales del Centro de Asuntos de la Mezquita, escribió: “A medida que la temperatura aumenta, somos testigos de muchas mujeres y niñas en las ciudades y en los vehículos que no tienen velo o que no lo tienen apropiadamente. Esperamos que las autoridades se despierten y, con el fin de la primavera, pongan fin a este problema”.

Estas reglas misóginas no se limitan a las ciudades de Irán. El 15 de junio, el fiscal adjunto de Khorasan Razavi, Ghanbari Rad, anunció que se había identificado, convocado y detenido a un número importante de mujeres en la provincia porque habían “quitado su hijab en las redes sociales”.

A este respecto, Reza Taghi-Pour, un miembro del Parlamento del régimen (Majlis) de Teherán, dijo: “La aprobación de la Ley de Seguridad Cibernética es una prioridad para el Majlis.”

El régimen teme otra ronda de protestas en Irán, como la de noviembre, que sacudió la fundación del régimen. Además, las mujeres y los jóvenes se están acercando a la oposición iraní, en particular a la Organización de Muyahidines del Pueblo de Irán (OMPI/MEK). Por lo tanto, mediante el aumento de las medidas opresivas, el régimen trata de hacer frente a la inquieta sociedad iraní, especialmente cuando los fracasos económicos y ahora la crisis de COVID-19 y las políticas erróneas del régimen aumentan la presión sobre el pueblo. Además, al restringir el acceso a Internet u otras medidas de supresión, el régimen trata de impedir que la gente, especialmente los jóvenes, se unan a la resistencia iraní.

En este sentido, el sitio web estatal Rahyaftegan, en un artículo del 29 de mayo, escribió: “Nuestra juventud, en una escala de miles, está siendo atrapada por el carisma de [el líder de la Resistencia iraní, Massoud] Rajavi”.

En una entrevista con la agencia de noticias estatal Etemad Online el 24 de mayo, Mohammad-Reza Mortazavi Jefe de la Asociación Iraní de Fabricantes de Harina y Presidente de las Asociaciones de la Industria Alimenticia Iraní, dijo: “Este odio social que se ha apoderado de la clase media es uno de los factores que obstaculizan la prosperidad del país. Este odio se convertirá en resentimiento. Como alguien que conoce y mira a la sociedad, veo que este odio está creciendo y [se convertirá en una revolución] explotará”.